Pensando al DirCom Global


La Marca Personal, mucho más allá de las redes sociales.

Marca_Personal_Redes_Sociales_1

El increíble auge de las redes sociales, ha hecho que muchas veces se les vea como la panacea, como la raison d’etre a la hora de comunicar y de construir marcas. Sin embargo, a veces parece olvidarse que su existencia debe estar soportada por una estrategia, donde son sólo un canal más de comunicación, otro “touch point” con nuestros públicos. A la hora de construir la Marca Personal, a veces pasa lo mismo. Muchos expertos y programas que nos hablan de Marca Personal o del Personal Branding, parecen centrarse en darnos estrategias para la gestión de nuestra presencia web. Esto es solamente una parte del trabajo.

Una marca personal es el conjunto de ideas, experiencias y sentimientos que socialmente se asocian a una persona, en base a cómo ese individuo crea valor para la sociedad.

Marca_Personal_Redes_Sociales_2

La construcción de nuestra Marca Personal comienza por conocernos a nosotros mismos, por saber hacia donde queremos ir. Tener una Marca Personal debe partir de nuestra propia identidad individual y metas (profesionales y personales), conociendo nuestras capacidades y particularidades. Estemos conscientes o no de ello, es un trabajo que realizamos las 24 horas del día, los 7 días de la semana, en base a lo que hacemos y decimos en cada uno de los ámbitos en los que nos desarrollamos.

Todas esas personas con las cuales contactamos diariamente, bien sea por medios reales o virtuales, se hacen un Imagen de nosotros, y con el paso del tiempo, construyen su propia concepción sobre quienes somos; es lo que llamamos reputación. Conscientizar esto, nos ayudará a gestionar de mejor manera como nos ven, para que tengan un perfil nuestro compatible con los objetivos que nos hemos planteado para nosotros mismos, a mediano y largo plazo.

Como nos cuenta Juan José Larrea, del Grupo DirCom, nuestra imagen y reputación son elementos clave para nuestra carrera.

Marca_Personal_Redes_Sociales_3

Para llegar a construir nuestra Marca Personal, y como les contaba en mi primer post de la serie “Social Media y Personal Branding para Nativos Digitales“, debemos pasar por el diseño de estrategias para gestionar nuestra imagen pública, atendiendo a quienes somos, lo que hacemos, lo que creemos, y destacando aquello que nos hace “especiales”, eso que nos diferencia de personas y profesionales con un perfil similar al nuestro. La redes sociales y nuestra presencia web vienen a constituir canales importantes para estas estrategias, pero también vienen a tener un papel importante (incluso más importante), nuestras competencias comunicacionales de uso diario, como nuestra presentación personal, oratoria, habilidades de negociación y relacionamiento, etc. 

Gracias a nuestro día a día, todos tenemos una Marca Personal, que las redes sociales, sólo han venido a acentuar y a hacer mas evidente. Entenderla y gestionarla para convertirla en una herramienta que nos ayude a generar bienestar y nuevas oportunidades, es una necesidad del mundo contemporáneo.

Marca_Personal_Redes_Sociales_4

INSIDE SCOOP

Aprovechando este post de Marca Personal y de todo aquello que nos diferencia, vuelvo a compartirles un poco de ese buen pop Made In Korea que tanto me gusta, y que hace tanto no recomendaba por acá. Una buena balada de onda feliz no les cae mal a nadie, y menos si viene con un buen vídeo de los reyes del K-Pop:

Y si prefieren las baladas mas melancólicas, pueden ver la continuación:

Ética y Estrategia de Contenidos (+Calidad)

La era de las redes sociales ha abierto innumerables oportunidades para nuestras organizaciones, pero también incontables retos, algunos de los cuales ya he comentado anteriormente. Las redes sociales son un excelente canal para mantener a nuestro consumidor en contacto con nuestras marcas, pero en ellas debemos luchar sin cansancio por su atención; la información fluye sin parar, y si no compartimos contenido de manera llamativa, pasaremos desapercibidos. Debido a esto, cuando ejecutamos una Estrategia de Contenidos para nuestra marca, podemos caer en la maliciosa práctica de olvidar la calidad verdadera del contenido, en pro de generar atención, visitas y estimular esos numeritos que muchas veces se ven bonitos en los informes, pero no nos dicen nada relevante.

Hay prácticas emblemáticas, que podemos evidenciar cuando se generan contenidos sin ética, preocupándose por llamar la atención en desmedro de la calidad:

1.- TITULARES AMARILLISTAS:

Para que el titular de nuestro post o vídeo sea atractivo, debe redactarse de manera estratégica y con el uso de referencias que generen ruido a nuestra audiencia objetivo. Un buen ejemplo:

Un buen ejemplo de titular llamativo

Un buen ejemplo de titular llamativo

Como evidencia el ejemplo, llamar la atención no significa que debamos usar referencias de carácter soez, vulgar u objetivizante, al mejor estilo de La Patilla, El Propio o la “Alianza Informativa” de 6to Poder (medios locales de alcance masivo, que han dejado la ética periodística de lado, en pro de llamar la atención). Asimismo, no todas nuestras marcas tienen personalidades que les permitan recurrir al uso de anglicismos y referencias vagas, como las que usa E! Online para hacernos visitar su website de noticias faranduleras.

Un titular objetivizante, típico de La Patilla

Un titular objetivizante, típico de La Patilla

Una buena práctica, que no todas las marcas pueden usar

Una práctica que no todas las marcas pueden usar

2.- USO DE CONTENIDOS IRRELEVANTES O POLÉMICA INNECESARIA

Cuando no tenemos internalizado el Core Business de nuestra organización, podemos caer en la mala práctica de compartir contenido que ni tiene relación con él, ni es parte de los intereses de nuestro publico objetivo,  aunque si nos genera un incremento significativo en el tráfico a nuestra web, blog o fanpage. El uso de este tipo de prácticas, ocasiona que tengamos una visión distorsionada de nuestro Posicionamiento Web, dado que si bien estaremos recibiendo atención de más usuarios, estos no estarán autenticamente identificados con nuestra marca o lo que hacemos, y en resumen, no serán clientes potenciales. Un restaurant dirigido al público adulto contemporáneo que comparte las ultimas andanzas de Justin Bieber o una firma de abogados que publica recetas de cocina, podrían no estar generando un tráfico adecuado.

Aunque es algo que desafortunadamente ocurre más en la presencia web de los medios informativos, también debemos estar atentos a no generar polémica innecesaria o dar una relevancia exagerada en torno a ciertos acontecimientos, que si bien estimulan las visitas en nuestro sitio, desenfocan la percepción de nuestra marca y de la ética que nos guía. La cobertura que CNN dio a la desaparición del vuelo 370 de Malasyan Airlines, o la preponderancia que otorgó a aquella presentación de Miley Cyrus frente a acontecimientos mas importantes, son tristes ejemplos de esto.

3.- SEGUIR LA TENDENCIA SIN DUDAR

Dar los buenos días con la foto de un tierno gatito, usar memes para comunicar. A veces, nuestro Community Manager trae a nuestra programación editorial, prácticas que están de moda, porque parecen estar generando engagement en las distintas redes sociales…para otras marcas. Antes de decidir si el último grito de la 2.0 es para nosotros, debemos recordar nuestra personalidad de marca y examinar la compatibilidad. Una empresa de maquinaria pesada dando los buenos días con la foto de un cachorrito despertando, o una consultora corporativa que hace chistes con un meme, parecen no ser lo más compatible.

Un meme divertido, no siempre funciona. Posiblemente sean mas adecuados en comunicaciones internas o entre colegas

Un meme divertido, no siempre funciona. Posiblemente sean mas adecuados en comunicaciones internas o entre colegas

Toda Estrategia de Contenidos, debe comenzar ante todo por generar post, fotos, vídeos, memes o cualquier otro tipo de contenido, con calidad, que presenten de manera atractiva nuestra Propuesta de Valor, con el uso de nuestros mensajes clave, siguiendo nuestra personalidad de marca, y ante todo, aportando algo positivo a nuestra audiencia objetivo. A quien consuma nuestro contenido, debe quedarle claro que nuestra organización sabe mas que nadie acerca de su producto o servicio (más si estamos en un B2B), y que tiene claro los principios que guían el cómo lo hace.

En Comunicaciones, siempre se construye en positivo, no sólo por ser lo más efectivo para un buen branding, sino también porque es lo éticamente correcto.  De nada nos sirve causar polémica virtual y generar una avalancha de visitas, si nuestra audiencia objetivo no se siente el centro del contenido, y menos aún, si este afecta negativamente la imagen que se tiene de nuestra marca.


A %d blogueros les gusta esto: